Print this page

Hace 35 millones de años, una monstruosa ballena de 18 metros comía otros cetáceos y peces