Print this page

Viajar en pareja Encuentros bajo el agua.

Written by

Encuentros bajo el agua: piletas del mundo para darse un chapuzón romántico en sitios escondidos Ocultos, exclusivos, misteriosos, recónditos... Los sitios mejor guardados para un encuentro bajo el agua. 

Playas hay por decenas. Paisajes soñados a los que se idealiza por su entorno, su origen o el tipo de su arena, hay muchos. Pero para viajar en pareja nos sumergimos en una nueva búsqueda, hay algunos delicados y no tan conocidos sitios donde lo perfecto se vuelve sublime. Pocos visitantes y una armonía que los convierte en memorables. Una buena alternativa para vivir un momento especial, grabar un recuerdo para siempre.

El agua para la astrología es el elemento de conexión con lo emocional. Los mundos acuáticos mueven las energías inconscientes de manera particular. Es por eso que, si queremos profundizar en los encuentros sentimentales y abrir el corazón, una visita a sitios con agua es lo mejor. Algunas opciones, a continuación.

La única olímpica de Venecia

Con vista a San Marco, el Campanille y el Gran Canal, en uno de los sitios más románticos del planeta, un reducto poco conocido nos espera. El Belmond Hotel Cipriani, en la exclusiva isla de Giudecca, se creó como un refugio para los más celebres visitantes lejos del fragor de la Piazza.

A poco tiempo de inaugurar, su inquieto creador, Giuseppe Cipriani, el mismo dueño del mítico Harry's Bar, se empecinó en instalar una piscina. Tres de sus inversoras, las hermanas Guinness: Boyd of Merton, Honor Svedar y Brigid Guinness, fueron convocadas para analizar la idea. Fueron terminantes: no habrá una piscina olímpica. El entredicho provenía de una diferencia de medidas entre los cálculos del hotelero (en metros) y ellas (en pies). Más allá de la anécdota, el entorno es irrepetible. Rodeada de un jardín misterioso, el rumor cadente del agua del canal golpea en sus costas y las vistas son de postal.

El centro monacal de Cusco

Sólidas paredes de piedra inca y arcadas señoriales evidencian la transformación colonial, esconden en el trajinar febril del centro del mundo Inca, un reducto poco conocido.

La pileta del hotel Las Nazarenas se extiende en lo que era el patio del viejo claustro, vecina a la antigua fuente, en el centro de la vida social de la ciudad y bajo la mirada secreta del muro que la circunda y protege.

Una unión de paisaje, mezcla de civilizaciones, reducto colonial e impronta inca histórica, la única opción climatizada de Cusco, propone un íntimo refugio ambientado con flores autóctonas y hierbas aromáticas, construido respetando la canalización original del imperio.

FUENTE: EL CLARIN.COM