Print this page

Resiliencia: la cualidad número 1 de las compañías en plena transformación

Rate this item
(0 votes)

Si estás pensando: "Esto de la resiliencia ya se está repitiendo demasiado", sí, es cierto que se está convirtiendo en una de las palabras comunes del vocabulario de los negocios; pero hay una razón de peso para ello.

Y aunque la resiliencia puede parecer un rasgo obvio para cualquier empresa que desee continuar más allá del horizonte que es capaz de ver, encontrarlo es una cuestión más difícil de lo que parece. Esta cualidad es incluso más importante que la planificación a largo plazo, porque hasta los mejores planes de negocio pueden entrar en apuros. Especialmente, al tratar de bandear los obstáculos inevitables que piden a gritos aplicar mejoras organizativas.

Las organizaciones que resisten a los cambios y a las dificultades tienen un sólido liderazgo en todos los niveles y una cultura fuerte basada en la confianza, la responsabilidad y la agilidad. Tienen una base de valores fundamentales significativos en los que todos los miembros del equipo creen profundamente y un sentido de unidad de equipo más allá de lo común.

Las organizaciones empresariales que pretenden crecer, seguir siendo competitivas, adaptarse a las nuevas tecnologías y encontrar maneras diferentes de manejar las fuerzas de trabajo procedentes de diferentes generaciones deben descubrir nuevas formas de crear esa resiliencia en la cultura de empresa.

Es necesaria una nueva forma de pensar y comportarse para que las iniciativas de cambio tomen fuerza. Una vez que lo hacen y la organización puede mantener la coherencia junto con el seguimiento de nuevos sistemas y procesos, lo más probable es que el triunfo llegue de un momento a otro. Por eso es una obligación unir la cultura y los valores con la nueva forma de hacer las cosas.
Ya sea la costosa inversión y el riesgo de entrar en nuevos mercados, retrocesos dramáticos o saltos enormes hacia un éxito inesperado que conducen al crecimiento, cada ejemplo de una supervivencia a transformaciones más o menos veloces muestra resiliencia y la capacidad de recuperarse y ver las cosas a través.

Las organizaciones que tienen la resiliencia como cualidad número 1 duran mucho tiempo y saben navegar con buen tiempo y con tormenta mejor que nadie. Están bien preparados, son disciplinados, tienen equipos valientes que aceptan los cambios y portan una cultura basada en la confianza y en la transparencia absoluta. Ellos son las personas detrás de esos líderes que muestran valor frente a obstáculos de todo tipo. Prosperan en la adversidad y nunca quedan fuera de combate.

Fuentes: Forbes.Es