Escucha Radio Play Internacional:
Universo Oculto

Luz zodiacal: qué es y cómo observarla

Los primeros días de marzo son una buena ocasión para observar el resplandor producido por el polvo interplanetario o luz zodiacal. Estudios recientes indican que este polvo podría provenir de Marte.

COMO UNA GRAN LINTERNA: Vista desde la Tierra la luz zodiacal aparece como una banda lechosa que se eleva desde el horizonte, más o menos verticalmente según el momento del año. Es una franja que sigue la dirección del zodíaco, de ahí su nombre. Es decir, es un haz luminoso similar al que produciría una gran linterna siguiendo la línea de la eclíptica, línea imaginaria sobre la que se mueven los planetas.

En estos momentos, según va avanzando el invierno, es cuando el ángulo que forma la eclíptica con el horizonte se hace máximo, y la luz zodiacal se eleva más verticalmente, lo que facilita su observación. Se ve mejor mirando hacia el oeste después del crepúsculo, digamos 1h45m tras la puesta del del Sol. Estos primeros días de marzo, con poca luna (el novilunio ha sido el día 2) es una buena ocasión para observarla.

El resplandor es más intenso y más ancho cerca del horizonte, pero puede extenderse hasta 25 grados por encima con anchura progresivamente menor, lo que le crea una característica forma cónica. Es un brillo delicado y tenue, un poco similar al de la Vía Láctea, nuestro Camino de Santiago. Por eso, para contemplarla, hace falta un cielo muy puro y transparente, es inútil intentar verla desde la ciudad, ni en una noche con luna llena o muy crecida.

POLVO DE MARTE: La luz zodiacal está producida por la dispersión de la luz solar sobre las pequeñas partículas de polvo que están distribuidas por el sistema solar. Hasta hace poco se pensaba que tales partículas procedían sobre todo de los cometas que las arrojaban al espacio a lo largo de sus largos recorridos interplanetarios. Sin embargo, hace unos meses, un equipo dirigido el danés John Leif Jorgensen publicó un trabajo que pone esta interpretación en duda.

La sonda espacial Juno fue lanzada por la NASA hacia Júpiter en agosto de 2011. Durante su viaje, la nave fue recogiendo datos del polvo interplanetario a lo largo de todo el recorrido y, gracias a estos datos, Jorgensen y colaboradores pudieron estudiar cómo están distribuidas las partículas por esta región del sistema solar. Se vio así que las zonas que rodean a la Tierra y a Júpiter están muy desprovistas de polvo, quizás porque la gravitación de estos planetas lo atraen sobre sus superficies.

Pero en la zona entre Marte y Júpiter hay una zona polvorienta con las partículas describiendo órbitas similares a la de Marte, tanto en inclinación como en excentricidad. Esto indica que tales partículas deben proceder del planeta rojo o de sus proximidades.

Sin embargo, esta interpretación tiene sus problemas pues no se comprende por qué el campo gravitatorio de Marte no ha hecho caer a todas estas partículas sobre su superficie. Quizás el polvo se originó por impactos sobre las pequeñas lunas marcianas (Deimos y Fobos) y va cayendo muy poco a poco sobre Marte, pero obviamente se necesita seguir investigando para determinar bien el origen de las partículas.

FALSO AMANECER: Según la primavera avance, la banda del zodíaco se irá tumbando a lo largo del horizonte y será difícil observar la luz zodiacal en verano. Pero a partir del final del verano, el Zodíaco vuelve a enderezarse y volvemos a disfrutar de buenas condiciones de observación para esta luz tan discreta. Contrariamente a lo que sucede ahora, en el otoño conviene observar la luz zodiacal hacia el este antes del alba. Esta luz que anticipa la salida del Sol se conoce entonces como 'falso amanecer'.

Rafael Bachiller es director del Observatorio Astronómico Nacional (Instituto Geográfico Nacional) y académico de la Real Academia de Doctores de España.

Fuente: El Mundo Es

Read 32 Views
Rate this item
(1 Vote)

Newsletter Subscribe

Bienvenid@, ¿Deseas escoger una sección en especial de la revista?, si es así cuéntanos cual te gustaría.